miércoles, 15 de marzo de 2017

JABÓN DE LA COLMENA


 

De la colmena de Carmen, ella es quien me facilita los productos obtenidos de sus propias colmenas. Carmen, se encarga con dedicación al cuidado y desarrollo de las abejas para obtener los productos de la colmena de forma respetuosa y de primera calidad.  

 

Reconocidos por sus múltiples beneficios, los productos de la colmena aportan al jabón propiedades estupendas para todo tipo de piel, con o sin problemas.

  

 

Ingredientes:
479 gr aceite de oliva extra
106 gr aceite de coco casero
40 gr ácido esteárico casero
10 gr cera abejas

200,4 gr leche de avena congelada
87,7 gr  sosa cáustica

traza
31 gr aceite macerado de vainilla en almendras dulces
25 gr gel de aloe vera casero
10 gr aceite de linaza
10 gr manteca de karité
1 cucharada de miel
1 cucharadita de polen en polvo
Cúrcuma en polvo
Vitamina E 

sobreengrasado 10%
concentración 28%

Para facilitar la incorporación de la miel,  la he disuelto en un poco de agua caliente.

El polen le he triturado en un molinillo de café y posteriormente lo he batido junto con el aceite de linaza para facilitar su incorporación. 



 

La miel es un ingrediente natural  rico en vitaminas, sales minerales y principios nutritivos y curativos, que repercuten de forma favorable en nuestra piel. Destaca por sus múltiples beneficios, aunque hoy nos centraremos en sus propiedades como agente cicatrizante, suavizante e hidratante.  

 

Se puede usar externamente debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Así, la miel ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales. También es utilizada en cosmética (cremas, mascarillas de limpieza facial, tónicos...) debido a sus cualidades astringentes y suavizantes.

 


La cera natural de abejas tiene gran poder nutriente, es emoliente, cicatrizante, bactericida, anti-inflamatoria, antioxidante y antiséptica. Suaviza la piel y aumenta la elasticidad. Es indiscutible sus propiedades terapéuticas sobre la piel, ya que lubrica y favorece la regeneración de los tejidos. 

 

Es muy rica en vitamina A y propiedades antioxidantes, que se emplea para fines terapéuticos y cosméticos. Podemos incluirla en ungüentos, cremas y jabones, aportando dureza a la composición. En la piel ayuda a cicatrizar heridas y eliminar impurezas.

 

 

El polen contiene un alto contenido en vitaminas, oligoelementos y rutina. Al ser muy rico en zinc y vitamina E, ayuda a mejorar las condiciones de la piel al disminuir y aliviar el acné, la psoriasis, el lupus y eczemas. También regula el exceso de grasa y ayuda con las arrugas y líneas de expresión.

 

Varios estudios micro-biológicos han puesto de manifiesto la fuerte actividad bactericida y antiséptica del polen.

 

 

 

 

 

 

IMPORTANTE 
Mantener normas de seguridad: poner guantes, gafas y hacer el jabón en sitio aireado o poner mascarilla.
Dejar curar de 4 a 6 semanas para perder la saponificación (sosa).
Para calcular la sosa y el agua, dependiendo del  aceite o grasa que utilicemos, pinchar aquí

 

 

 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...